Atención Médica para los Niños de Nuevo Ingreso

Los niños de nuevo ingreso a NPH se someten a chequeos médicos integrales. Conozca la historia de un niño cuando llegó a NPH.
Marzo 12, 2019 - México

Fabián habla con el doctor al llegar a NPH.
1/7

Cuando los niños de cualquier edad llegan a NPH México, se someten a una serie de controles médicos, que incluyen exámenes médicos para detectar cualquier tipo de trastorno y tratarlo. La mayoría de los niños provienen de entornos muy pobres y es común encontrar signos de malnutrición, anemia y afecciones gastrointestinales.

Se crea un archivo médico digital para cada niño y joven, que incluye los antecedentes familiares y los resultados de los exámenes de laboratorio básicos practicados: química sanguínea, prueba de VIH, Hepatitis C, tipo de sangre y Rh, análisis de orina, huevecillos en heces y examen coproparasitoscópico y cuenta de plaquetas. Se realiza un examen físico y se miden su presión arterial y pulso.

Uno de los requisitos para ingresar a NPH es que cada niño debe presentar su registro de vacunación. Las autoridades sanitarias mexicanas emiten una cartilla de vacunación cuando nace un niño. El panel de inmunización en México es estándar y se aplica a toda la población según la edad y género. Cada registro de vacunación se verifica y NPH completa el esquema de vacunación en cada caso.

Recibimos algunas de las vacunas requeridas como una donación de las autoridades de salud y también de hospitales privados. Estas son: HEP B, Rotavirus, “Pentavalente” (tétanos, tos ferina, poliomielitis, difteria, influenza B; “SRP” (sarampión, paperas y rubeola), VPH después de los 13 años y refuerzos para la influenza. Estas vacunas son obligatorias para todos los niños.

Conozcan a Fabián

Cuando Fabián* llegó a NPH en 2014, tenía 9 años. Su madre había fallecido en 2012 y su padre no podía mantenerlo a él ni a sus hermanas, se había unido a una mujer mentalmente enferma que maltrataba a los niños. Se creó un registro médico y, mientras se le practicaba el examen físico, nuestros médicos observaron que su capacidad para hablar estaba afectada porque sufría de paladar hendido.

Inmediatamente, nuestros médicos organizaron una consulta con el departamento de pediatría del Hospital ABC en la Ciudad de México. NPH México tiene un acuerdo con este hospital de primera clase en el que el hospital ofrece una cantidad de consultas gratuitas cada año para nuestros niños y jóvenes. Además, el hospital provee un número de procedimientos quirúrgicos gratuitos cada año a nuestros pequeños. De pediatría fue llevado al departamento de especialidad en paladar y labio leporino para evaluar la posibilidad de una cirugía.

Se le practicaron más estudios, incluida una radiografía de su cráneo. El grupo médico interdisciplinario decidió intervenir quirúrgicamente, realizando la reparación del paladar hendido. El procedimiento quirúrgico se realizó sin complicaciones y Fabián recibió terapia de lenguaje y rehabilitación durante un tiempo. Actualmente habla normalmente.

Al principio, este era un proceso complicado para Fabián porque sus compañeros se burlaban de él cuando hablaba. Con cirugía, rehabilitación y terapia, ahora ha adquirido seguridad personal al mejorar su comunicación.

"Me sentí mal porque no podía hablar bien y mis compañeros no me entendían", dice Fabián. Ve muchos cambios positivos en su vida, ahora interactúa con sus compañeros normalmente y se siente libre. “Me siento agradecido porque los médicos y las enfermeras fueron muy amables, y me siento muy bien porque ya puedo hablar mucho mejor, como todos los niños."

A Fabián le gusta vivir en NPH, "me gusta todo de la casa, me gusta lo que hago, pero mis mejores momentos son durante la temporada navideña porque hay muchas "Posadas" y me gusta estar con mis amigos".

Estar en NPH realmente hizo una diferencia en la vida de Fabián; cuando él y sus hermanos llegaron a la casa, no habían asistido a la escuela porque su padre los llevaba a trabajar con él, no podía dejarlos con su pareja nueva. Su padre es pepenador. Los dejaba solos en la calle y los encontraba mendigando y consintiendo ser tocados a cambio de dulces o monedas, en el caso de la niña mayor. Finalmente, autoridades del DIF hablaron con él y aceptó llevar a los niños a NPH.

Fabián encontró un hogar, amigos, educación, cuidado y, sobre todo, salud. Ahora puede desarrollarse como un niño normal y, con el tiempo, su autoestima y confianza mejorarán, dándole la oportunidad de florecer que todo niño debe tener.

El nombre del niño fue cambiado para proteger su privacidad.

Alicia Balderrama   
Traductora


Tal vez para el mundo sólo seas una persona, pero para una persona eres todo su mundo.
—Padre William Wasson

 

 

 

Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo