Pequeños Niños de la Sierra Con Grandes Metas

¡Diez nuevos niños de Pojayal, Chiapas se integraron a nuestra familia NPH México!
Julio 31, 2018 - México

¡Diez nuevos niños llegaron a NPH México!
1/5

Recientemente se integraron a la familia de NPH México 10 niños y jóvenes provenientes de la comunidad de Pojayal, en la sierra chiapaneca. Son 7 mujeres y 3 hombres entre 13 y 18 años que llegaron con mucha emoción y deseo de superar la pobreza en la que han vivido siempre.

En Pojayal, los servicios básicos en las viviendas son limitados y sus habitantes presentan un serio rezago educativo; la mayoría estudia solamente hasta la secundaria debido a la falta de recursos económicos. Para que los niños lleguen a las escuelas más cercanas tienen que caminar dos horas de ida y otras dos de vuelta por brechas.

Las niñas de Pojayal son quienes menos oportunidades tienen, pues al terminar la secundaria, si es que sus familias lograron tener los recursos para darles estudios, son obligadas a casarse para tener su propia familia y encargarse de las labores del hogar y del campo.

Desde pequeños, los niños trabajan en el campo para ayudar a sus familias que están conformadas por al menos 4 hijos, y, en la mayoría de los casos, son madres abandonadas quienes tienen la responsabilidad de cuidar de ellos. Esto se debe a que sus maridos emigran a otros países o estados del país y no vuelven a hacerse cargo de la familia.

La precariedad en la que viven se refleja en su estado de salud, no hay servicios médicos cercanos a la comunidad y al no tener servicios tan básicos como el drenaje, piso de cemento y en algunos casos ni luz, es muy común que los niños y adultos sufran de enfermedades digestivas y respiratorias debidas a infecciones.

Ahora que estos diez pequeños ya se encuentran en NPH, comenzará su proceso de adaptación para que conozcan la casa y a su nueva familia. Queremos que se sientan seguros y cómodos.

En cuanto a su escolaridad, el personal de pedagogía evaluará su nivel académico, que lamentablemente es bajo. Esperamos que nuestros nuevos niños y jóvenes puedan ingresar a la escuela lo más pronto posible. También evaluaremos su estado de salud y nutricional para darles un seguimiento constante.

Los diez pequeños llegaron a la casa solamente con la ropa que traían puesta, y algunos con zapatitos muy desgastados, por lo que nuestra labor, con la ayuda generosa de nuestros donantes y padrinos, será el brindarles las necesidades elementales como ropa, calzado y productos de higiene personal.

Sin duda alguna, para estos niños y jóvenes con tantas ganas de seguir adelante, NPH representará un gran cambio para su futuro.

En Pojayal todavía hay más niños a los que podemos ayudar y esperamos poder regresar por ellos y así cambiar su destino de pobreza, carencia educativa y desnutrición.

Vanessa Cruz   
Oficial de comunicación

 

 

 

Más noticias de México


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo