NPH Ayuda a los Familiares de Nuestros Niños Después del Terremoto

NPH México apoya al Sr. Raymundo para reconstruir su casa después del terremoto del 19 de septiembre de 2017.
Febrero 26, 2018 - México

El señor Raymundo en su casa con las paredes demolidas.
1/5

El señor Raymundo Espinoza de 79 años de edad es abuelo materno de dos pequeñas que son parte de la familia de NPH México desde hace 3 años. Ellas ingresaron después de que su mamá falleció de cáncer, pues no supieron nada de su padre desde que ella se enfermó y quedaron al cuidado de sus abuelos. Tiempo después, su abuelita falleció y su abuelo tuvo problemas para hacerse cargo de ellas.

Para poder sostener a su familia, el señor Raymundo trabajaba de día en el campo y de noche como velador, pero debido a su avanzada edad y al poco tiempo que pasaba con sus nietas, decidió confiarlas a NPH para su cuidado y así poder ofrecerles un mejor futuro.

El día del terremoto del 19 de septiembre, la casa del señor Raymundo, ubicada en el municipio de Xochitepec, en Morelos, fue gravemente afectada y gran parte de ella quedó inhabitable. Afortunadamente en el momento del suceso, el señor Raymundo no se encontraba en casa, cuando llegó, solamente encontró escombro en las habitaciones y grandes grietas en los muros.

NPH México se dio a la tarea de buscar a familiares de pequeños y colaboradores que hubieran sido afectados por el terremoto y encontró al señor Raymundo, quien sin ayuda no hubiera podido reconstruir su casa.

Con los recursos que personas bondadosas nos confiaron para que ayudáramos a otros afectados se pudo comprar el material de construcción necesario para rehabilitar la casa del señor Raymundo, y NPH también lo ayudó con la mano de obra.

El día que comenzaron a trabajar los albañiles en su casa, el señor Raymundo se sentó en una esquina a ver cómo caían los muros de la casa que él mismo construyó hace casi 45 años, pues también trabajó como albañil gran parte de su vida; su casa representaba los recuerdos entrañables de su familia.

“Estoy más que agradecido, no tengo palabras para decir lo que estoy sintiendo en este momento. Sólo puedo decir que sí existen las personas buenas todavía”, nos dijo el señor Raymundo con mucha emoción y una gran sonrisa, mientras observaba la demolición.

En la familia de NPH México nos sentimos muy bendecidos porque personas generosas nos apoyan para realizar acciones solidarias como ésta, y gracias a esto, hoy el señor Raymundo ya puede disfrutar nuevamente de su casa sin preocuparse de las noches frías.

Vanessa Cruz   
Oficial de comunicación

 

 

 

Más noticias de México


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo