Celebrando el Día de Reyes en NPH México

Los niños se disfrazan para representar el Evangelio mientras nuestro personal prepara los regalos y abrazos para cada niño.
Enero 16, 2019 - México

Los niños se disfrazan para representar el Evangelio durante la misa.
1/7

A caballo, en camello y elefante; en autos, autobuses e incluso en avión, llegaron los Reyes Magos y otros amigos de NPH México a visitar a nuestros niños durante la celebración de la Epifanía.

A las 8:55 en punto sonó la campana llamando a misa. En cinco minutos se llenó la capilla de nuestra casa en Miacatlán e inició la Misa de Epifanía.

Durante el Evangelio el Padre Felipe narró pasajes bíblicos como la Anunciación, el nacimiento del Niño Jesús y la visita de los Reyes Magos. La misa de este día es especial porque algunos niños y jóvenes se disfrazan y representan a los personajes bíblicos.

El Padre lee, “y entonces apareció un ángel y le dijo a la Virgen María…” y un pequeño vestido de ángel dice: “María, no temas…”, mientras que una pequeña que representa a la Virgen lo mira atentamente y le responde. Después aparecen en escena San José, un hermoso niño Jesús de cerámica, un soldado romano, los pastores y los Reyes Magos, cada uno con su regalo.

La misa estuvo acompañada por nuestro grupo musical que cantó alegremente varias canciones alusivas a esta fiesta. Los más chiquitos se levantan de sus lugares para ver pasar a los muchachos disfrazados de Reyes Magos; quieren verlos de cerca y tocarlos.

Al terminar la misa, el Padre informó que había tamales, rosca y chocolate caliente, y que después del desayuno, podrían pasar al comedor para recibir su bolsa de regalos.

Cuando terminó el desayuno, cada grupo pasó al comedor. Mientras tanto, el personal de NPH ya tenía preparadas las bolsas de regalos de varios colores, para distinguir a cada grupo y hacer la entrega más ágil. Cada bolsa va etiquetada con el nombre de cada uno de nuestros casi 500 niños que viven en Miacatlán y en Cuernavaca. Así nos aseguramos de que todos los niños, niñas y jóvenes reciban su bolsa, junto con un abrazo y felicitación. Gracias a la generosidad de muchas, muchas personas y organizaciones se preparan bolsas con regalos adecuados a la edad de cada pequeño que incluyen ropa, zapatos, galletas, dulces y, por supuesto, juguetes.

Después de la entrega de regalos, el patio central de Casa San Salvador se llena de niños emocionados que juegan con sus juguetes nuevos. Ya saben que el Padre Felipe y Rafael Bermúdez, nuestro Director Nacional, están listos para ponerle pilas a los juguetes que las requieran. Todo es júbilo, compartir, agradecer y jugar. Es un gran festejo para los niños, y su alegría es un premio por nuestro trabajo.

Una vez más, muchas gracias a todos por hacer de este Día de Reyes un día de alegría para todos en NPH México.

Alicia Balderrama   
Traductora

 

 

 

Más noticias de México


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo