Estimulando las mentes de los niños en durante COVID-19

Markus Streit, Coordinador de Servicios para la Familia de NPHI, analiza el importante papel de los encargados para ayudar a calmar los nervios y estimular las mentes de nuestros niños durante el aislamiento de la pandemia.
Abril 27, 2020 - NPH International

Markus Streit participa regularmente en eventos juveniles de NPH. Aquí está en la 10a Conferencia Anual Internacional de Desarrollo de la Juventud en 2019.
1/10

En estos tiempos de restricciones por coronavirus, proporcionar un cuidado infantil saludable y adecuado es un desafío que muchas familias están experimentando en todo el mundo. Nuestros cuidadores en los nueve hogares de la familia NPH enfrentan los mismos desafíos de mantener a los niños ocupados y felices con opciones restringidas. Continuar con los hábitos normales proporciona seguridad, pero es importante crear una diferencia entre los horarios y las rutinas de los días de semana y los fines de semana.

Además de dedicar tiempo diario para la lectura y la estimulación intelectual, nuestros cuidadores pasan más tiempo de calidad y tiempo libre junto con los niños y jóvenes. Bajo claras limitaciones, nos aseguramos de que los niños y jóvenes puedan salir al sol a jugar, fortalecer su sistema inmunológico y defensas naturales, y divertirse, pero no en varios grupos juntos o al mismo tiempo. Cada casita dentro de una casa de NPH tiene sus propios juegos y juguetes para evitar cualquier contacto indirecto e innecesario entre personas.

Sin embargo, sigue siendo un desafío diario, ya que las restricciones de viaje y las medidas de protección gubernamentales han limitado la capacidad del personal para viajar hacia y desde el trabajo. Y a los pocos cuidadores que no tienen sus propias familias que cuidar y logran llegar al lugar se les pide que permanezcan en el hogar y trabajen por períodos más largos de lo habitual, a veces hasta dos semanas sin ninguna garantía de cambio de turno. Además de la salud mental de nuestros niños y jóvenes, nuestros directores y equipos profesionales monitorean la salud mental de nuestros equipos de cuidado infantil para brindarles aliento y consejos sobre cómo manejar el estrés de la situación. Todos los compañeros de trabajo, voluntarios y pequeños mayores cooperan para hacer que la vida diaria sea lo más tranquila posible.

Una pregunta frecuente que recibimos es: ¿cómo explicamos el coronavirus a los niños? Lo más importante es mantener la calma y saber cómo manejar el propio estrés. Debemos ser honestos sobre el hecho de que este es un virus peligroso porque se propaga fácilmente; por lo tanto, debemos protegernos de él. Al mismo tiempo, brindamos tranquilidad al informar a los niños y jóvenes que hay muchos profesionales médicos para monitorear nuestra salud, comprender el virus y reducir el riesgo de contagio. Los mejores modelos a seguir para esta tranquilidad son los médicos y enfermeras que trabajan incansablemente en nuestros hogares y clínicas de NPH.

Como adultos, debemos monitorear nuestras propias conversaciones con otros adultos sobre la pandemia. Los niños escuchan y sienten nuestro miedo. No hay necesidad de alarmarse ni de despertar miedo. De hecho, la gran mayoría de las personas se están recuperando y curando. Nos comunicamos con honestidad y evitamos largas explicaciones, respondiendo a los miedos que puedan tener los niños. Los niños tienen derecho a saber lo que sucede en el mundo. Mientras que los adultos tienen la responsabilidad no solo de protegerlos del peligro, sino también de informarles honestamente.

Para asegurarnos de que los niños hablen abierta y honestamente con sus cuidadores, trabajamos para asegurarnos de que se sientan cómodos en su entorno. Pintar, contar historias y otras actividades lúdicas pueden ayudar a los pequeños a abordar un tema serio. Nuestros equipos de cuidado infantil comparten libros de texto e ideas y facilitan actividades y reuniones. De esta forma les mostramos a los niños que los tomamos en serio y que es bastante normal tener miedo a las cosas. Escuchamos y damos a los niños y jóvenes toda nuestra atención. Si no lo explicamos bien, los niños pueden recurrir a argumentos fantásticos para compensar la falta de información. Nuestros trabajadores de puericultura aclaran todas las dudas que puedan tener, de forma sencilla transmitiendo tranquilidad y seguridad. Si no tienen todas las respuestas, son honestos y buscan juntos las respuestas.

Nuestros niños y jóvenes están preocupados por la salud de sus hermanos y familias. “¿Mi abuela va a estar bien?” es una pregunta comprensible para un niño que vive en un hogar de NPH. La ansiedad también puede fluir hacia el otro lado; Los pequeños adultos que viven de forma independiente fuera de las casas están ansiosos por escuchar acerca de sus hermanos y hermanas menores. Los familiares no están seguros de sus hijos, sobrinas, sobrinos y nietos. Brindamos tranquilidad a los niños y jóvenes informándoles sobre el estado de salud de los miembros de su familia y que saben cómo protegerse y cuidarse a sí mismos. Facilitamos el contacto con la familia extendida por teléfono, mensajería de WhatsApp y a través de nuestros trabajadores sociales.

Actualizamos a las familias biológicas de los niños sobre los protocolos de protección dentro de los hogares de NPH para que se sientan informados y estén más dispuestos a colaborar con las medidas, como la prohibición de visitas, que se han implementado.

Actualizamos a las familias biológicas de los niños sobre los protocolos de protección dentro de los hogares de NPH para que se sientan informados y estén más dispuestos a colaborar con las medidas, como la prohibición de visitas, que se han implementado.

El cuidado infantil en tiempos de COVID-19 es un gran desafío, pero también es una oportunidad para pasar tiempo de calidad juntos como familia.

Por favor visite nph.org

Markus Streit   
Coordinador Servicios para la Familia, NPHI

 

 

 

Más noticias de NPH International


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo